Ver sin mirar: siente tu postura.

Todo avanza. La tecnología progresa. La salud gracias a la tecnología afina cada vez más en los diagnósticos. Aunque nunca estaremos conformes y siempre nos parecerá poco, el número de pruebas diagnósticas como resonancias magnéticas, ecografías o radiografías que se realizan en nuestros días comparada con el número de pruebas realizadas hace unos años ha aumentado y nos siguen pareciendo pocas. Pero tanto avance muchas veces nos hace olvidar lo más básico.

Si estáis leyendo este blogt, deduzco que os gusta el deporte, os preocupa vuestro bienestar o bien sois profesionales de la actividad física o de la salud y alguna vez habréis vivido la siguiente situación:

  • Coloca esos hombros.
  • ¿Yo? Pero si están colocados ….. ¿no están bien?

Sin ir más allá de vuestro sistema locomotor (huesos, músculos y articulaciones), el sentir la postura, el saber cómo estáis colocados, el conocer vuestros hábitos posturales tanto en vuestro trabajo como en vuestra vida, os ayudará a encontrar la base de algunas de vuestras dolencias, molestias o patologías. Para ello será fundamental que aprendáis a tener conciencia corporal o que sepáis “VER SIN MIRAR”.

Antes de seguir escribiendo os propongo un ejercicio. Sólo os pido que os separéis de la pantalla, os pongáis de pie, si podéis os situéis delante de un espejo, cerréis los ojos, deis unos pasos en el sitio e intentéis sentir como estáis colocados (como se apoyan los pies, como se colocan las rodillas, las caderas, los hombros y el cuello). Buscad colocaros lo más erguidos y simétricos posible, abrid los ojos y comprobad si lo que veis es lo mismo que lo que sentís. Os espero.

Cuenta atras

Pues bien, muchos de vosotros habréis visto en ese espejo una imagen que no era la esperada. Muchos os pensabais estirados, simétricos, erguidos y la imagen que habéis descubierto presentaba un hombro más alto que otro, el cuello ligeramente inclinado a un lado, un hombro más adelantado que el otro, una cadera algo más adelantada que la contraria, más espacio entre el brazo y el tronco en un lado respecto al otro y así un sinfín de imágenes diferentes a lo esperado. Quizás si observáis las fotos que tenéis en casa seguramente veáis la misma postura. Si siendo conscientes y dedicando toda vuestra concentración a corregir la postura, no lo conseguís, ¿qué pasará en vuestro día a día si mantenéis una mala posición? ¿Condicionará nuestros dolores, molestias y lesiones?

Una de las principales causas de nuestros problemas viene por esa mala conciencia corporal, porque no se dedica tiempo a sentir la postura en la que nos encontramos. Si en este punto del post me puedes confirmar que tu postura es perfecta por favor te pido sólo una cosa, conocerte, porque eres la persona que llevo buscando durante mucho tiempo.

Abordar la postura y corregirla no es posible en un simple post de un blog como Fisicoterapia, pero dar la información necesaria para poder actuar sí. Vamos a comenzar pensando en algo tan simple y tan olvidado como nuestros pies, nuestro apoyo.

¿Cuántas veces habéis analizado vuestro apoyo del pie en el suelo? (Esta pregunta no es válida para aquellos que sois mis pacientes y ya habéis empezado a pensar en vuestros apoyos). Os propongo un nuevo ejercicio, pero en esta ocasión para cuando terminéis de leer este post. Poneros de nuevo de pie frente al espejo, dad de nuevo unos pasos en el sitio y abrid los ojos, quedaros con la primera imagen, con lo primero que veis, definid vuestro campo visual, los límites y analizar vuestra postura. Después analizad vuestro apoyo, seguir mis instrucciones y comprobad si lo que veis es lo mismo. Os sorprenderá ver cuánto cambia todo sólo pensando en vuestros pies.

Quizás no creáis que el apoyo de los pies se pueda modificar tanto pero aquí tenéis toda una serie de pasos que os recomiendo seguir:

  • Sentid si el apoyo es igual en el pie derecho que en el pie izquierdo, casi siempre hay más peso en uno que en otro y eso puede explicarnos porque tenemos más estabilidad sobre un pie que sobre otro.
  • Una vez repartido el peso por igual en los dos pies, analizad si tenéis más peso en los talones o en los dedos, muchos de vuestros problemas de espalda vendrán causados por un mal reparto de peso en toda vuestra planta del pie.
  • Tras repartir el peso entre los dos pies y en toda la planta, investigad si notáis más peso en la parte externa o en la parte interna del pie. Hay personas que tienen el arco caído, hay personas que se apoyan en el borde externo de los pies, hay personas que ponen un tipo de apoyo diferente en cada pie. La idea, la imagen es que defináis tres apoyos en vuestros pies que serán el primer dedo, el quinto dedo y el talón. Salir de esos tres apoyos podrá generar dolores de articulaciones como las rodillas, déficits de equilibrio o estabilidad y molestias en la planta del pie o en los gemelos.

El hacer cambios en lo que acabamos de describir os obligará a que cambie la tensión y posición de vuestras rodillas (algunos seguro que las bloqueáis y os veis obligados a quitarle tensión), eso cambiará la posición de vuestra pelvis y quizás la tensión de la zona lumbar, y así pieza a pieza vuestro cuerpo os pedirá cambiar la postura, y vuestra posición y vuestro campo de visión se verá modificado.

Todo esto que os he propuesto es sólo en la situación de estar parado, pero el apoyo será diferente corriendo, caminando, haciendo algún ejercicio concreto y la mejor forma de aprovechar estos consejos será empezar a “VER SIN MIRAR” en cada una de vuestras situaciones del día a día.

Corregir vuestra postura y solucionar vuestros problemas sin recurrir a profesionales será prácticamente imposible. Pero empezar a mejorar o poder dar información más concreta a aquellas personas que os vayan a tratar, supondrá una mejora en los resultados del tratamiento. A partir de aquí las formas de tratamiento son múltiples y podéis oír hablar de RPG©, cadenas de Busquet©, método Mèzières©, método GDS©, o método Alexander©, todos ellos tienen en común ser lo que llamamos métodos de reeducación postural que tendrán como base evaluar, diagnosticar y tratar alteraciones posturales.

Después de todo esto, ¿seguís pensando que la única forma de llegar a la base de vuestros problemas es sólo con radiografías, ecografías, resonancias o cualquiera de las pruebas de diagnóstico que buscamos, pedimos y en ocasiones esperamos que lleguen durante meses sin buscar soluciones durante esa espera?


Bibliografía recomendada:


Imagen

Imagen

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Qué verdad verdadera, y que poco caso le hacemos a la postura. Muy bueno, oootra vez

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s